Cuando les propuse a Yessica y Seamus dar un paseo caminando hasta el Roque Nublo no lo dudaron ni un segundo. Para mi era la segunda vez que hacia ese camino, recuerdo que la primera vez fui con unos amigos y me pareció un lugar lleno de magia, con unas vistas impresionantes. Vivir en un lugar donde poder cambiar de paisajes no te lleva más de 30 min es algo brutal y que muchas veces no somos cociente de ello.

Les propuse que les invitaría a una cerveza por cada beso que se dieran, pensé que sería una sesión con muy pocos besos pero estaba equivocado, creo que les debo una caja o un barril. No se si tiene algo que ver que él sea Irlandés y no se pudo resistir a mi propuesta o que se quieren tanto que no pueden separarse ni un solo segundo, seguramente sea lo segundo. Chicos me encantó volver al Roque Nublo con ustedes, cuando quieran repetimos, nos vemos en la boda.

When a told Yessica and Seamus the idea I had of doing a walk to Roque Nublo they didn’t hesitate for a second. It was my second time doing that route and I remember the first time I went with some friends and found the most stunning views. Living in a place where you can change scenery in less than 30 min is something that we often take for granted.

I told them I would offer them a beer for every kiss they give each other, I thought it would be a session with a few kisses but I was wrong. I owe them a box of beers now. Maybe it was because he is Irish or maybe they couldn’t resist each other, probably the latter.
Guys I loved going back to Roque Nublo with you two, see you at the wedding!

Pablo Béglez Fotógrafo de bodas en las Islas Canarias