La vida es como una gran montaña que nunca dejamos de escalar y que no tiene fin. Es un camino empinado y lleno de obstáculos, que superamos sólo si no dejamos de caminar. Cargamos una mochila llena de cosas buenas y malas. Si aprendes a descargar esas cosas malas te será más fácil subir, no dejes que nadie cargue tu mochila con sus cosas. Si puedes ayudar a un compañero que le está costando más que a ti subir, no lo dudes, seguro que en otro momento tú te encontrarás cansado y alguien te ayudará. Si por el camino alguien te empuja y te hace caer, levántate como puedas y sigue adelante. Tú puedes, no te quedes en el suelo quejándote, el dolor antes se pasará si antes comienzas a moverte. Nunca creas que has llegado a la cima, simplemente no existe; y creer que estás en ella te hará morir. Si piensas que te equivocaste de montaña: bájate y busca la tuya; cada uno de nosotros debemos encontrarla y no importa el tiempo que tardes, lo importante es saber que vas por el camino correcto. Si te encuentras delante de ella, pensando lo duro que será subir y tu cara muestra una sonrisa, seguramente es la señal que esperabas y esa es tu cima a conquistar. No escojas la montaña que sólo te recompense con cosas materiales, eso sirve de muy poco. Cuando lleves tiempo en ella, busca aquella que te haga sentir bien contigo mismo. El camino será duro, pero en él te encontrarás cosas maravillosas que te darán fuerzas para seguir adelante.

Ayer recibí una de esas noticias que me dan fuerzas para seguir, para creer en lo que hago. 

Hace cuatro años tome un decisión, ser fotógrafo de bodas. Tiempo después descubrí Rangefinder y año tras año veía a muchos de mis fotógrafos preferidos pasar por ahí. Soñaba con estar ahí algún día, pero era algo que veía muy lejos, algo casi imposible ser seleccionado entre miles de fotógrafos de todo el mundo con un talento increíble.

Ayer publicaron la lista de los 30 Rising Stars Of Wedding Photography 2016 y yo estoy en ella!

Estos últimos años están siendo muy duros y muchas veces dudamos si lo que hacemos está bien o si podríamos hacer más. Tu cabeza no para y esto te agota, pero noticias como ésta te dan fuerzas para seguir creyendo en ti, en tu trabajo, en lo que estás haciendo, fuerzas para seguir y olvidarte de todo lo malo. 

Es momento de agradecer a todas esas personas que me he ido encontrando en el camino, que me han ayudado a ser mejor fotografo y sobre todo a ser mejor persona. Gracias a todos los que me han ayudado a conseguir este gran sueño.

Los quiero a todos!